Opinión
Posted on July 6th, 2009 at 3:51 pm by javierulmete

cabecera3
Algo viene cambiando…
Por Javier Ulmete

Cuando los músicos hablan de música generalmente tienden a diferenciar lo ACADÉMICO de lo POPULAR, en donde históricamente lo primero estuvo vinculado a rótulos como lo “Serio”, “Culto” (y porqué no Sacro) y lo segundo a lo “inculto”, “no institucionalizado” (a lo profano).

Para realizar tal discriminación se sobreentiende una distancia, una separación, una relación dicotómica notable. En otras palabras, lo antedicho responde a lo que usualmente al hablar de “tipos de música” se hace con los conceptos “MUSICA CLÁSICA” y “MUSICA POPULAR” como dos grupos opuestos bien diferenciados.

De todos modos y rescatando las ideas anteriores me interesa ahora ir a lo que motivó estas líneas. Si hacemos una sencilla vista sobre los acontecimientos “musicales” que (sin ir muy atrás en el tiempo) solo desde los últimos seis meses se vienen produciendo en nuestra ciudad, es decir: Leon Gieco, La orquesta y el coro estable del Teatro Argentino de La Plata, Iñaqui Urlezaga y Falta y Resto, creo que no necesito mayores referencias para pensar en que Algo viene cambiando…. pues en todo lo antedicho, en esa separación tal vez injusta en algún sentido creo que estamos confundidos. Con solo pensar en las miles de personas que asistieron a cada uno de los eventos que mencioné, y que lo hicieron sin pensar en los rótulos (pues no fue necesario esperar a que terminen cada uno de los movimientos de la novena de Beethoven para soltar el aplauso), simplemente agradeciendo la posibilidad de ser protagonistas de GRANDES momentos del arte, con el mismo sentimiento puesto en la profundidad de la experiencia uruguaya como en Iñaqui “dibujando” Piazzolla y vinculando la lágrima de Solo le pido a Dios a la masa coral del Himno a la Alegría.

En Campana algo viene cambiando, la misma gente que aprecia notablemente el esfuerzo del artista y su entrega, es la que también valora la posibilidad de la nueva experiencia, del acceso a lo nuevo, del respeto por el nuevo discurso artístico.

En los tiempos que corren en donde resulta sumamente difícil acceder a eventos de tal magnitud en forma particular nada mejor que todos sigamos valorando y acompañando estas propuestas que no son nada fáciles de concretar y que son más que enriquecedoras de nuestro propio ser.